El Churrón de Borleña

cascada de borleña

Me gustaría compartir un secreto contigo, la que me parece la ruta para niños más bonita de Cantabria: Es la senda fluvial del Churrón de Borleña.

Es una ruta corta y sin ninguna dificultad, lo que hace que sea ideal para ir con niños.

A mí me gusta tanto porque es la ruta más verde que conozco. La vida nace por todas partes de esta senda.

¿Te apetece? ¡Vamos allá!

¿Cómo llegar al Churrón de Borleña?

Como la ubicación oficial de Google Maps es incorrecta, me voy a extender un poco más de lo habitual, pero creo que nunca está de más. Una vez en Borleña, está muy bien indicado y es imposible no encontrarlo.

La dirección correcta del inicio de la ruta del Churrón de Borleña es la de este mapa de Google. En cualquier caso, te pongo todas las indicaciones para que no tengas ninguna duda.

Borleña pertenece al municipio de Corvera de Toranzo, en la Comarca del Río Pas. Para llegar a Borleña tienes que coger la carretera nacional que te lleva a Burgos subiendo el Puerto del Escudo, la N-623, poco después de Vargas.

Al llegar a Borleña, gira a la derecha junto al “Mesón de Borleña”, un restaurante mítico en Cantabria donde los haya. Verás un cartel a pie de carretera que te indica que vas por buen camino.

borleña como llegar

Una vez dentro del pueblo te encontrarás con esta señal que te indica el inicio de la ruta. En el pueblo se han volcado en facilitar su acceso con un montón de indicaciones y se nota que funciona, porque cada año va más gente, dando más vida al pueblo.

Cruza un puente de piedra a la derecha y llegarás a la bolera de Borleña.

Si sois una familia andarina, puedes aparcar en la explanada entre la bolera y las pistas deportivas. Cada día sois más los que nos pedís rutas un poco más largas, y desde la bolera de Borleña son 4,6 kilómetros ida y vuelta.

Aquí tienes espacio de sobra para aparcar, y más adelante se complica un poco.

Como nosotros la hicimos con una niña bastante pequeña y por evitar el poco tráfico, decidimos empezar un poco más adelante, lo que suponen unos 2,8 kilómetros ida y vuelta.

Sigue hacia arriba por una carretera con un muro de piedra a ambos lados. Verás el Telecentro de Borleña a mano derecha.

Sigue el camino. Dejarás el lavadero del pueblo a la derecha, y cuando veas una casona con escudo típica montañesa de color blanco y los bajos de piedra, con balcones de madera y un reloj de sol de piedra a pie de calle, coge el camino de la izquierda. No necesitas subir más.

Está indicado para “Solo Vecinos”, por lo que si no vas con niños, es mejor aparcar junto a la bolera del pueblo.

visualización satélite del churrón de Borleña.
Camino a mano izquierda de la Casona Blanca

Vete por este camino durante unos 400 metros y verás una explanada a mano izquierda en la que aparcar el coche. Las coordenadas GPS de esta explanada son Latitud: 43.233975 | Longitud: -3.956911 o N 43º 14′ 2.31″ O 3º 57′ 24.879″ en función del navegador que utilices.

Aquí comienza la ruta del Churrón de Borleña.

La senda del Churrón de Borleña.

Esta ruta es de fácil acceso y sin grandes dificultades, en la que se sigue una senda fluvial hasta llegar al Churrón de Borleña, una cascada con unos 20 metros de caída en la que cada paso es una delicia para nuestros sentidos.

Tras caminar unos 200 metros verás una casa un tanto peculiar y a inicios del sendero del arroyo verás una indicación a la derecha que te muestra la ruta. A la izquierda puedes subir hacia la Piedrona de Villegar, que se dice que es un reloj solar de origen celta, aunque no hay estudios que lo respalden. Son 400 metros de desnivel, que podría ser un poco duro para niños. Mejor seguimos por el arroyo de la Llana para disfrutar del espectáculo que nos espera.

ruta del churron de borleña

Tras cruzar el puente, te hace sentir que formas parte de un documental sobre la selva amazónica, cuando en realidad es una ruta apta para todas las edades que tenemos al alcance de la mano.

puente de inicio en el churron de borleña
Puente de inicio hacia la derecha.

Parece que el color verde nace en la senda fluvial del Churrón de Borleña.

Este precioso valle poblado de robles, fresnos y alisos hace que disfrutes del verdor refrescante incluso en los días más calurosos del verano; así como del placer de caminar sobre las hojas en otoño.

Sin duda, es una ruta que se puede disfrutar durante todas las épocas del año en la que podrás apreciar qué bien se ha conservado el bosque original caducifolio de ribera. ¡Yo nunca había visto tantos avellanos juntos!

musgo en los árboles de la senda de borleña
De todo el musgo que tienen, parece que a los árboles les crezca pelo 😉

El musgo crece con una facilidad pasmosa, fruto de la frescura que genera la humedad de este paraje.
La ruta que te propongo es para hacerla en familia, dado que es un trayecto de tan solo unos 75 metros de desnivel, un poco más evidentes al final de nuestro recorrido.

Seguro que verás algún lindo pajarito como trepadores azules que viven en los robledales, cornejas, o un milano que decidió acompañarnos durante nuestro paseo.

La Carbonera de Borleña
La antigua Carbonera de Borleña.

A mitad de camino te encontrarás con la Carbonera. Es el lugar del pueblo en el que antaño se enterraba la leña para que se convirtiera en carbón vegetal y estar calentitos en el frío invierno pasiego, muestra de la sabiduría de nuestros antepasados.

Al llegar al final nos encontraremos con el Churrón de Borleña, que es una toba, una roca sedimentaria muy porosa formada por la acción del agua en los paisajes de roca caliza (Kársticos).

toba de borleña
Este es el aspecto del Churrón de Borleña en épocas de poca lluvia.

En esta parte final los niños necesitarán ayuda. El único riesgo que corren es poder darse un resbalón y que tengas que ponerles unos calcetines secos. Es la única parte en la que deberían ir de la mano.

En la poza que crea el Churrón se crían un montón de ranas. Te ruego que tengas mucho cuidado con no pisarlas, porque son uno de los animales más complejos que existen, y muestran la calidad del ecosistema local.

ranas en la poza del churron
En la Poza del Churrón se ven un montón de renacuajos.

Una de las peculiaridades más divertidas que tenemos los cántabros es la forma como llamamos a las cosas, y en la Comarca del Pas “churrón” significa cascada 🙂 Así que también oirás a gente que habla de la Cascada de Borleña.

Verás que hay fotos hechas en verano, con el paisaje más verde inimaginable, y con menos agua que en invierno, dado que la roca caliza absorbe la mayoría.

churron de borleña con niños
La senda es muy cómoda, y a lo mejor se puede embarrar un poco los días de lluvia.

En invierno, o cuando comienza el deshielo en primavera, te vas a encontrar unas colas de agua impresionantes, así como el estruendo que forma el agua al chocar contra la poza.

Verás que también hay un mirador para que puedas ver la Cascada desde todo su esplendor. Nosotros siempre hacemos las dos cosas.

Después de haber jugado un montón con los niños, regresamos sobre nuestros pasos. Es un espectáculo de vegetación y agua del que parece que nunca me acostumbre. Espero que quedéis igual de contentos.

borleña desde el camino de regreso
Paisaje de Borleña desde el camino de regreso.

Datos prácticos:

– Ubicación: Borleña, Corvera de Toranzo, 39699, Cantabria.
– Distancia: 2,8 kilómetros (ida y vuelta)
– Desnivel: 75 metros
– Tiempo: 1 hora más paradas
– Dificultad: Ninguna
– Precauciones: Resbalones y pisar un charco o el río.
– Llevar calzado y ropa adecuados a la orografía del terreno y al clima.
– Se ruega respeto con la fauna y la flora local. Son un tesoro. ¡No pises a las ranas!
rana en borleña
Estos animalitos tan pequeños son ranas que no debemos pisar.

A pesar de su gran facilidad, te vas a encontrar con dos hábitats de gran interés: El bosque de ribera de alisos y fresnos, asociado al arroyo de la Llana; y la enorme formación tobácea de la cascada del Churrón de Borleña.

bosque de la cascada de borleña

Tu familia también va a poder ser testigo de la tradición de los pueblos ribereños de los Valles Pasiegos al ver todavía un lavadero y un pilón activos.

Y lo más importante, se lo van a pasar de maravilla. Hay amplios espacios abiertos en los que jugar y una vegetación que os envuelve y que va a hacer que se desarrolle al máximo la infinita imaginación de los niños.

Es tu turno ¿Te ha gustado la ruta? No te olvides de poner en la sección de comentarios si se me ha olvidado algo, o qué te pareció esta forma tan fácil de iniciar a los niños en el senderismo.

En este enlace puedes encontrar un montón de rutas más para niños en Cantabria. Las hemos probado todas.

Y si publicáis fotos en vuestras redes sociales, no os olvidéis de etiquetar a Cantabria con niños.

Si quieres seguir recibiendo los mejores planes con niños en Cantabria, te puedes suscribir en este enlace para recibir el boletín mensual. Prometo no ser pesado 🙂

2 Comments on “El Churrón de Borleña”

  1. Precisamente la hemos hecho hoy.
    A nosotros nos encanta esta ruta, es sencilla, y no hay pérdida… Pq solo hay un camino.
    El entorno es perfecto, pq puedes pasar todo el dia, hay una campa con barbacoas, zona de juegos para niños, pista para patinar o simplemente descansar disfrutando de la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *