Ruta de la Llasca de los Moros

foto llasca de los moros

La ruta de la Llasca de los Moros es un paseo muy agradable para hacer con niños.

En esta senda de tan solo dos kilómetros, tu familia podrá disfrutar de varios paisajes diferentes, árboles autóctonos y el atractivo que supone caminar junto a un río.

Todo para terminar en una formación caliza extraordinaria decorada por una cascada preciosa en temporada de lluvias.

¿Te animas?

La Llasca de los Moros.

En pocas frases encontrarás tantos rasgos distintivos de los cántabros, que mostramos un talento único para inventarnos palabros como la Llasca.

En realidad, la Llasca de los Moros es una toba: Una piedra enorme caliza formada por los sedimentos calcáreos que deja el paso de algunos manantiales.

Pero como los cántabros somos así, pues lo llamamos lasca o llasca (imagínate a lo que llamaríamos «piedra»). Otra formación como esta es El Churrón de Borleña, la ruta para niños más bonita de Cantabria. Si sigues leyendo, podrás elegir la tuya.

Y la segunda parte de su nombre es la que se refiere a Los Moros. A pesar de su escasa presencia en la antigüedad, en Cantabria se suele denominar con este apelativo a ciertos lugares mágicos, como La Cueva de la Mora, la muy cercana Cambera de los Moros o la Laguna de la Mora.

Sitios todos mágicos, y la Llasca de los Moros no podía ser menos 🙂

¿Cómo llegar a la Llasca de los Moros?

Para comenzar nuestra ruta, tenemos que llegar al pueblo de Bustriguado, municipio de Roiz, en la comarca del Nansa.

Solo se puede ir en coche, así que toma la salida 258 de la autovía A-8 del Cantábrico hacia Roiz.

Una vez en esta carretera, tan solo tienes que seguir recto por la CA-582 durante unos 8 kilómetros en los que atravesarás el Barrio de la Cocina y tras cruzarlo verás una salida en dirección Bustriaguado.

Bustriagado aún conserva su esencia rural en su arquitectura de viviendas campesinas diseminadas. Puedes aparcar cómodamente al final del pueblo, donde comienza la Ruta de la Llasca de los Moros.

Sus coordenadas geográficas son 43.293819, -4.350952 o 43°17’37.8″N 4°21’03.4″O en función del navegador que uses. Por si te es más sencillo, te indico el inicio de la ruta de la Llasca de los Moros en esta ubicación Google.

Mapa como llegar a la Llasca de los Moros en Cantabria

Estás en pleno corazón de la Comarca del Saja-Nansa, una de las más desconocidas de Cantabria, y que tanto potencial tienen para que descubras pueblos y rutas ideales para pasar en familia.

Comienzo de la ruta

Una vez aparcados, tan solo hay que buscar el cartel de inicio. Indica que es 1 hora, pero se puede hacer en mucho menos tiempo. De hecho, nos encontramos con varios lugareños que utilizan este paseo de escaso desnivel (unos 50 metros) para caminar en plena tranquilidad y naturaleza.

cartel de inicio hacia la llasca de los moros

Por tanto comienzas subiendo una pequeña cuesta, con una plantación de eucaliptos a la derecha.

Te encuentras con una bifurcación muy bien señalizada, que tendrás que tomar a la izquierda. Esta no tiene pérdida.

bifurcación a la izquierda hacia la llasca de los moros
El giro a la izquierda está muy bien señalizado. Hay que bajar.

A partir del desvío caminas junto al río Bustriaguado, afluente del río Escudo. La vegetación cambia por completo y te rodean robles, castaños y avellanos. Es una senda sencilla, por la que se puede ir con un carrito de bebé hasta casi el final.

estado del firme en la senda de la llesca de los moros
Es un paseo llano y sencillo para todas las edades

Así llegarás hasta el arroyo, que se puede cruzar fácilmente gracias a un rústico puente de madera. Es un paisaje idílico en el que esperas que aparezca una anjana escondida entre los helechos que nacen de la ribera.

puente

Tan solo unos metros, después de haber disfrutado de este paisaje de ribera de un lugar designado de protección como zona LIC (Lugar de Interés Comunitario), nos encontramos con la segunda bifurcación. Por favor, presta atención en este punto.

Este desvío, a 700 metros del pueblo, no está señalizado. Si te vas a la izquierda es una cuesta muy pindia, así que mejor darte la vuelta, porque es un auténtico rompepiernas.

Tan solo tienes que girar a la derecha bordeando este impresionante muro de construcción tradicional realizado sin más sujección que el de los pesos y balances de las piedras. Al otro lado del muro probablemente veas unas vacas tudancas disfrutando de la tranquilidad del lugar.

Imagen típica cántabria de vacas tudancas

Unos pocos metros después verás unos escalones que bajan por la derecha. Si habéis traído el carrito del bebé, tendrás que dejarlo junto a las escaleras, a un lado del camino.

Verás que vas por buen camino porque se vuelve a oír el tintineo del arroyo.

escaleras de acceso llasca de los moros

Entras en un paisaje mágico, en el que parece que los avellanos te quieren abrazar.

paisaje de avellanos

Y así llegamos a la zona dispuesta para disfrutar esta obra de ingeniería natural, cabecera del río Bustriguado. Es una presa natural que deja que se deslice el agua por una enorme losa, la Llasca, de casi 50 metros de caída.

La Llasca de los Moros es un capricho de la naturaleza de absoluta perfección, en el que una o dos mangas de agua dibujan un espectáculo de agua y sonido en una torrentera inclinada diseñada por el agua .

foto desde el mirador

A partir de aquí, tan solo necesitas volver sobre tus propios pasos y volver a disfrutar de este paisaje de ribera único y que todos debemos proteger. Los niños disfrutaron de un par de áreas recreativas del pueblo mientras los mayores le comprábamos algo de verdura y huevos de los de verdad a una vecina. Parecía que estábamos buscando una excusa para no irnos de tan singular pueblo, tan cercano, pero tan remoto a su vez.

La visita se puede completar visitando otro milagro de la naturaleza como son las Cuevas de El Soplao, o la imponente villa de Comillas y sus fantásticas actividades para niños en El Capricho de Gaudí.

¿Te ha gustado esta ruta? ¿Te ha gustado más que la del Churrón de Borleña?

No dudes en comentármelo a continuación. Vuestros comentarios son el combustible que nos anima a compartir las mejores rutas para niños en Cantabria.

Si te ha gustado, no dudes en compartirlo en tu red social favorita. Nos ayuda un montón.

#cantabriaconniños #cantabriaconniños2020

5 Comments on “Ruta de la Llasca de los Moros”

  1. Hola, creo que hay un error. En la segunda bifurcación indicas que si se va a la derecha es un rompe piernas y, entiendo, que se debe ignorar. Pero después dices que hay que ir a la derecha, y la flecha indica la derecha. La ruta tiene muy buena pinta, seguro que iré con mis hijos. Gracias!

    1. Hola Olga,

      Tienes razón. Te lo agradezco y corrijo inmediatamente.

      Tal y como indicas, hay dos bifurcaciones: En la primera se toma el camino de la izquierda, que está señalizado hacia la Llasca de los Moros. En la segunda hay que bordear el muro por el camino de la derecha.

      Gracias de nuevo

    2. El churron de Borleña lo conozco y lo he disfrutado varías veces, siempre con niños,y es una pasada: me encanta, es impensable q allí pueda haber un rincón tan maravilloso. Estoy ansioso de q vengan por Cantabria bis otros nietos y volveré a gozar con ellos de una tarde de ensueño.
      Lo de las llascas debo confesar q conozco esa zona pero no esa ruta: me faltará tiempo para conocerla: me has abierto mi imaginación y te lo agradezco:en cuanto pase un poco la aprensión del coronavirus me daré el placer de recorrer esta senda mágica.
      Gracias por mostrármelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *